¿Basura o Residuo?

Para comenzar, es necesario saber que las palabras basura y residuo se refieren a cosas completamente diferentes. Cuando los desechos de la acción humana (en el hogar o en la industria) que se mezclan con desechos de otro tipo, se pierde la posibilidad de reutilizar o reciclar los materiales, en ese momento se crea la basura. Los materiales que encontramos en la basura perdieron su valor, pues al estar mezclados es muy difícil procesarlos, pero cuando los desechos están clasificados, la materia prima de estos puede ser procesada para rescatar su valor o reutilizada.

Con la sencilla tarea de separar tus residuos diariamente (orgánicos, inorgánicos, sanitarios y de manejo especial), estos materiales pueden ser recuperados y posteriormente reciclados.

Por el contrario si no separas, tus residuos no podrán ser aprovechados para el reciclaje. Si sacas tus desechos mezclados con cascaras, comida y restos orgánicos, se irán directo a un relleno sanitario para ser enterrados, nadie los podrá aprovechar y se convertirán en un pasivo ambiental.

Cada día, cada uno de los habitantes de la ciudad generamos (en promedio) 1.5 kg de basura y durante fin de año, generamos aproximadamente 2 kg de basura por día ¿No te parece un exceso? La razón es que tenemos patrones de consumo exagerados; no sólo compramos cosas que no necesitamos, sino que además todo lo que compramos está envuelto en empaques que rápidamente se vuelven basura.

El 1.5 kg de residuos que generas cada día se divide más o menos así: 40% son orgánicos, 35% corresponden a envolturas y empaques como botellas de plástico, vidrio, unicel, cartón y bolsas de distintos materiales y 25% corresponde a pañales, papel higiénico y residuos sanitarios en general.

En estas cifras no se incluyen los residuos electrónicos y eléctricos. El rápido envejecimiento de los aparatos eléctricos ha generado el llamado e-waste, que no se puede mezclar con los residuos domésticos por contener compuestos peligrosos. En esta categoría entran celulares, tabletas, computadores, impresoras, electrodomésticos, audífonos, etc.

Muchos de estos equipos eléctricos y electrónicos terminan en rellenos sanitarios, basureros, barrancas y cuerpos de agua, ocasionando graves problemas de contaminación. Este tipo de aparatos contienen sustancias y materiales peligrosos como plomo, mercurio, cadmio, bifenilos polibromados (PBDE) y bifenilos policlorados (BPC), entre otros, que al quemarse generan dioxinas y furanos, sustancias mutagénicas, cancerígenas, persistentes y altamente tóxicas.

La gran mayoría de tus residuos puede mantener su valor si te preocupas de mantenerlo en la cadena del reciclaje. Para ello debes disponerlo en los canales de recuperación de materias primas apropiados. En Chile, no todas las comunas tienen estos canales, pero parte importante de llegar a construir la logística de recuperación, es que te acerques a tus autoridades y las exijas. Lamentablemente el “negocio” de la basura es muy poderoso en Chile, y hay personas a quienes no les conviene que se recicle. Es nuestra función luchar contra esto, tomar conciencia y asumir la responsabilidad sobre lo que pasa con los objetos que ya no tienen valor para ti.

Sigue leyendo ¿Es posible ser “Cero Basura”?

Print

Back to Top